DAJABON.

The town of Dajabón is the principle crossing point between the Republic of Haiti and the Dominican Republic. As such, it has a fascinating blend of Haitian/Dominican residents, with a colorful blended frontier culture.

When relations are good between the two countries, free passing from one side to the other of the bridge that joins them is permitted on market days, so you can haggle over some of the most beautifully crafted baskets, paintings, iron sculptures, and other works of artisanry that you have ever seen. Unfortunately, the very name of the river over which the bridge passes warns you that relations have not been too friendly over the centuries—it’s the Massacre River, commemorating the horrible massacre of more than 20,000 Haitians and Haitian/Dominicans that was ordered by Trujillo in 1937. Many battles were fought throughout the province, the most famous is commemorated by the Monument to the Restoration in Capotillo.

The province has many fertile intermontane valleys, which were once heavily populated by Taínos, who had a vast “batey,” ceremonial plaza, near the Chacuey River and a sacred bathing site where there are hundreds of petroglyphs carved into the basalt rocks that line the river. In fact, there are many freshwater “balnearnios” (bathing sites) among the region’s mountain streams and rivers, the most popular of which is at Loma de Cabrera, and a beautiful national park called Nalga de Maco, along the border that Dajabón Province shares with Santiago Rodríguez Province.

Ubicación Geográfica

El municipio de Dajabón se encuentra situado entre los siguientes límites: al norte con la comunidad de Carbonera, por el sur con el municipio de Loma de Cabrera, por el este con el distrito municipal de Partido y por el oeste con la vecina República de Haití. Historia Sobre el origen del nombre de Dajabón existen varias versiones. Una de ellas lo atribuye a un pez que existía en el río Masacre, llamado Dajao, el cual unido al vocablo francés "bonne" que significa bueno, habría producido el nombre. Para el profesor Diego Blanco Izquierdo, Dajabón era el nombre que daban los aborígenes al río Masacre, con lo cual coincide el historiador Emiliano Tejera. Otra versión asegura que Dajabón era el nombre de un jefe aborigen nitaíno oriundo del lugar.

Dajabón fue fundado en el Siglo XVIII, durante el gobierno de Don José Solano y Bote cuando España delimita la frontera norte con el río Masacre, en cumplimiento de las estipulaciones del Tratado de Aranjuez. Unos historiadores estiman que fué en 1771 y otros afirman que ocurrió en 1776. En el Siglo XIX, durante la ocupación haitiana, fue elevado a la categoría de común.

La historia del municipio ha sido bastante accidentada en lo que se refiere a su rol político - administrativo. En 1937 el Presidente Trujillo planteó exigencias a los haitianos para que aquellos de sus nacionales que se habían establecido en territorio dominicano volvieran a su país. No pudiendo lograr una rápida repatriación de los mismos, ordenó la matanza conocida con el nombre de "El Corte" , en la que fueron asesinados más de 30,000 haitianos. Este hecho es narrado por el escritor y abogado petromacorisano, Doctor Freddy Prestol Castillo en su libro "El Masacre se Pasa a Pié", el cual está basado en sus impresiones de dicha matanza.

Para intensificar el nacionalismo en los habitantes de la frontera, decidió establecer escuelas, iglesias, hospitales y oficinas públicas alojadas en edificios modernos, creando además nuevas provincias y colonias agrícolas a todo lo largo de la línea divisoria. Dentro de este plan, en ese mismo año de 1937, cerró la frontera, con el propósito de "dominicanizarla". La provincia Dajabón, llamada entonces provincia Libertador, fue utilizada para el asentamiento de familias dominicanas y españolas, estas últimas migrantes a causa de la guerra civil de España de los años 30, ganada por el Generalísimo Francisco Franco.

Dajabón escaló a cabecera de provincia con el nombre de Libertador, el 15 de junio de 1938, nombre que se le dió para honrar al tirano Trujillo, quien en esa época ostentaba el título de Libertador de la Patria. En su afán de dominicanizar la zona, con esas medidas el dictador procuraba satisfacer una inclinación enfermiza por hacer desaparecer todo vestigio de la raza negra en la región. A fin de que se cumplieran sus objetivos estableció un rígido cordón militar en la línea divisoria. Más tarde, fundó con el mismo propósito la Colonia Agrícola de la Vigía, para inmigrantes japoneses.

El Gobierno Dominicano de entonces pretendía anular las aspiraciones del Gobierno Haitiano, que quería probar la existencia de zonas en discusión. La política haitiana consistía a su vez en posponer en forma sistemática e indefinida el arreglo de las fronteras, para apoderarse de terrenos ocupados mediante caravanas nómadas de jornaleros que cruzaban la frontera empujados por la miseria. Esas inmigraciones clandestinas se realizaban con la mayor naturalidad, y las tradiciones culturales dominicanas, mezcladas con la cultura haitiana, iban incorporando nuevas costumbres y ritos religiosos, como la práctica del Vudú. La dictadura puso término a esa situación.

El territorio de Dajabón ha sido escenario de gestas que marcan el destino independiente del país. En la batalla de Beller, ocurrida el 27 de octubre de 1845, cuyo escenario fue el Cerro de Beller, los dajaboneros aportaron su cuota de sacrificio para hacer posible la independencia. En ella las tropas dominicanas derrotaron a las haitianas, los que a su paso por Dajabón lo incendiaron. Once años más tarde, cuando Solouque organizó un ejército con fines de agresión, las tropas que envió por Dajabón fueron derrotadas en la batalla de Sabana Larga, el 24 de enero de 1856. Estas victorias, unidas a las de Santomé, Cachimán y Cambronal por el sur, sellaron definitivamente el destino de la República Dominicana como nación libre e independiente. Igualmente la provincia de Dajabón volvió a jugar un papel importante en la guerra que culminó con la expulsión de la España anexionista, en el año 1863.

Dajabón es la única cabecera de provincia, que en la región noroeste del país hace frontera con el vecino Estado haitiano. En su territorio se registran altas temperaturas propias de un clima tropical, con una pluviometría de 700 mm annual, lo que conlleva un suelo poco productivo. Se destaca una vegetación propia de sabana. En el área más cercana a la cordillera la lluvia es más abundante y frecuente, por lo que la vegetación es más espesa. En ciertas áreas del municipio existen terrenos muy productivos, debido a la canalización de algunas cuencas hidrográficas, lo que permite obtener cosechas de maní, arroz, yuca y otros frutos.

Las fiestas patronales de Dajabón se celebran en honor a Nuestra Señora del Rosario, los días 6 de noviembre de cada año, con diversas actividades artísticas, culturales y religiosas. Entre los intelectuales y artistas de Dajabón se encuentran Blas Carrasco, Angela Carrasco, Bolívar Belliard Sarubí y Angel Miolán.